jueves, 21 de agosto de 2008

X Files ¿El fin de los enigmas?

http://www.clarin.com/diario/2008/08/09/um/m-01733763.htm



David Duchovny y Gillian Anderson, los protagonistas de la mítica serie, vuelven para investigar un oscuro caso en "Los expedientes secretos X: Quiero creer", la película que se estrena el jueves. Un enviado de Clarín dialogó con ellos en el hotel Casa del Mar, a orillas del Pacífico, donde él se mostró cansado, y ella, embarazadísima y divertida.
Por: Pablo O. Scholz






Mulder, un creyente de los fenómenos paranormales y Scully, una escéptica empedernida.

Chris Carter, director de la película que se estrena el próximo jueves.','Billy Connolly interpreta a un cura que fue pedófilo y tiene poderes psíquicos, llamado Joseph Crissman.','“Creo en la ciencia, creo en la verdad objetiva, creo en las pruebas médicas. Pero también creo en la posiblidad de la fe, en su poder, sin importar si lo que creés es verdad o no”, dice Duchovny.','“No soy una persona religiosa, tampoco soy una científica, pero hay aspectos concretos de Dios y de la fe que en ciertas épocas de mi vida me fascinaron”.'),
Sin afeitar, remera negra apretada para mostrar sus brazos trabajados, jean azul pregastado. David Duchovny saluda con displicencia. Se lo nota agotado, y ni la brisa del Pacífico en pleno verano estadounidense le cambia el rostro. Y eso que protagoniza el filme que lo reúne con Gillian Anderson, en el que una agente del FBI desaparece en circunstancias extrañas, y así es que Mulder y Scully vuelven a investigar. En el medio, un cura que fue pedófilo y tiene poderes de psíquico.¿Cuál es tu opinión acerca de la conjunción entre la fe y la ciencia?Creo en la ciencia, creo en la verdad objetiva, creo en las pruebas médicas. La ciencia no es algo sobre lo que haya que hacer interpretaciones, pero también creo en la posibilidad de la fe, en su poder, sin importar si en lo que creés es verdad o no. El simple hecho de creer es poderoso, y si creés, eso te da algún tipo de poder. De eso trata la película, lo importante no es en qué creés, sino que creés en algo. Aunque no creo que vayan por el buen camino esos tipos en la película... ¿Tuviste alguna experiencia que te diera miedo durante el rodaje?No, hay algunas cosas que suponen un desafío a nivel físico, como salir del auto enterrado en la nieve, tenía que pasar por un espacio pequeño, así que... fue duro, hacía frío, pero esas cosas me gustan. Fue bueno trabajar en esto después de tantos años. Es que trabajábamos bien juntos por naturaleza, y queríamos estar haciendo esto, no es que queríamos estar en otra parte.¿Porque en el pasado no querían estar haciendo lo que hacían...? ¿Por qué?De alguna manera, ¿sabés?, después de siete, ocho años en esto, no siempre querés hacer lo mismo...¿Así que creés que esa química que hay en el set es cuestión de suerte?Ya hay química en la forma en que los personajes fueron escritos, y creo que la química al actuar es igual que la química en la vida: ambas son un misterio. No puede forzarse, simplemente hay o no la hay.¿Te parece que corren un riesgo, ya que las nuevas generaciones no conocen la serie como nosotros? Bueno, en realidad no tenemos nada que perder, si no sale bien y ésta es la última, entonces se acabó, así que sólo tenemos cosas que ganar, que es seguir haciendo más, si funciona... Es muy duro tener que estar pensando siempre "por favor, que les guste a los jóvenes". Me encantaría que les gustara, pero miro alrededor y veo las cosas que se hacen para tratar de complacerlos y no me gustan, así que ¿por qué no tratar de complacernos a nosotros y a la gente que tiene más de 18?¿Firmaron algún precontrato para próximas películas?No, iremos película a película.¿Hasta qué punto estás involucrado en la escritura del guión?Lo que le dije a Chris Carter, antes de que empezara a escribirlo, fue que tenía claro que debía ser una película que se pudiera entender sin haber visto nada de X-Files. Debía ser el episodio más independiente de todos, ser un gran misterio. Cuando publicitábamos el primer filme, en 1998, decíamos lo que nos decían que dijéramos, ya sabés, "no digan que hace falta conocer la serie para disfrutar la película", y era una mentira. Ahora, aprendimos y no lo hemos dicho, pero esta vez no es mentira... (ríe). Tuve que ver en la escritura de algunos episodios, y en la creación de alguna de las mitologías o como quieras llamarlo, pero no en esta película.¿Te sentís de alguna manera más cerca de tu personaje que antes? Bueno, hay algunas cosas que compartimos, el suicidio... (risas). No todo lo aprecié en su momento, así que sí, creo que un montón de gente subestima la importancia que tiene que un actor quiera estar donde está, o lo importante que disfrute lo que está haciendo. De alguna manera se nota, se te verá más feliz. Dijiste que contribuiste con la mitología de la serie, ¿en qué aspectos?Se reclina en su silla y toma el respaldo de una contigua. Y dice: "De los dos episodios que yo escribí, uno tenía que ver con aliens, no creo que tenga una preferencia".El personaje del padre Joe, un psíquico y antiguo pedófilo, busca redención. ¿Cómo creés que reaccionará el público?Su presencia tiene sentido en cómo responden a él los personajes. Scully reacciona, porque cree en la institución que él representa. Mulder no le da importancia a la realidad institucional y va por lo que le interesa personalmente. Estoy seguro de que rechaza lo que el tipo hizo, pero ve más allá, es capaz de dejar a un lado juicios morales. Mulder siempre buscó redención, siente que no hizo todo lo que podía, incluso con lo de proteger a su hermana cuando fue abducida, o ganar esta batalla que tuvo durante nueve años con esta conspiración. Es un tipo que aprende una lección del Padre Joe, que es la de no abandonar, no rendirse. No decimos que la redención sea posible, pero deberíamos seguir intentándolo.Siempre se me olvida que estoy embarazada...", dice una afable Gillian Anderson. Vestida de verde rabioso, curiosamente hace juego con sus ojos claros, en claro contraste con sus zapatos... violetas.Anderson es la compañera de Duchovny, pero su contracara en cuanto a amabilidad. Su look no revela que se haya levantado apresurada, ni por asomo. No tiene anillos, pero sí un aro enorme -enorme- que le pende del lóbulo derecho.Siempre vemos superhéroes en la pantalla, y tu personaje, Scully, es solamente una mujer, con sus debilidades y sus respuestas humanas a los problemas. ¿Qué creés que la hace tan fuerte?Desde el momento en que Scully se introdujo en las conciencias de los televidentes, el público vio cuán fuertes eran sus opiniones, y lo inteligentemente que el personaje estaba escrito, aunque ella ha sido emulada a lo largo de los años por innumerables personajes en la TV. Pero la gente sigue respondiendo a ese aspecto de ella, y realmente no sé por qué. Es curioso y tengo que decirte que probablemente se trata tanto de ella como individuo, y de cómo se complementan con Mulder. Scully sola es interesante, pero ¿es tan interesante sin Mulder al lado y esa dinámica tan particular que tienen juntos? Pues no lo sé. ¿Cuál es tu opinión sobre fe y ciencia?Esa es una gran pregunta. Creo que en la película hay cosas difíciles, muy controvertidas, con las que sobre todo Scully tiene que luchar. Esas cosas hablan de ella, y puede ser un poco peculiar ver a los personajes en este contexto particular, un thriller que tiene que ver mucho más que con aliens o fenómenos paranormales. Esta vez no es eso, pero de alguna manera tenemos todo el tiempo dos historias paralelas, que refuerzan la relación que estos dos personajes tienen entre ellos, y también que Scully tiene en cuanto a su propia relación con Dios y con la fe. Tiene muchas preguntas. Ninguna de esas cosas son mi experiencia particular, no soy una persona religiosa, tampoco soy una científica, pero hay aspectos concretos que en ciertas épocas de mi vida me fascinaron.¿Cómo fue volver al personaje seis años después? ¿Fue de verdad un desafío?Fue un poco más desafiante de lo que pensé que sería. Cuando fui por primera vez a Vancouver, simplemente llegué tras dos vuelos internacionales, la primera escena fue especialmente desafiante, no sé si fue por el jet lag, pero los primeros dos días fue difícil. David y yo teníamos una escena juntos, tenía que estar en una habitación con Mulder otra vez, y fue más familiar, ya sabía en qué dirección iba.¿Mantuviste contacto todos estos años?Sí, sobre todo a través del correo electrónico, cada uno sabía siempre cómo estaban los demás. Más con Chris (Carter) que con David.Sin adelantar nada, tanto Scully como otro personaje son como modernos Prometeos, tienen locas y complejas preguntas...Sí, muy complejas, y espero que los que vean la película continúen haciéndose más preguntas, porque creo que hay temas muy interesantes que discutir.OK, adelantemos algo a los fans: Mulder y Scully finalmente se besan en el filme.Mientras juega con su pulsera dorada en la muñeca izquierda, pasa la lengua por encima del labio superior. Y responde: "Es raro, porque nos conocemos muy bien, y seguro hubo pequeños besos en el pasado. Siempre es una sorpresa cuando tenés que besar a alguien en público, es raro y no estás pensando en si la otra persona besa bien o no, estoy segura de que mucha gente besa mejor en las películas de lo que lo hacen en la vida real. Es duro, ¡pero es así!"En esta química especial entre Scully y Mulder... ahora un límite se ha echado abajo. ¿Cómo creés que va a reaccionar el fan?Es algo que han estado pidiendo durante años y años, así que han conseguido algo de lo que pedían, imagino que estarán felices.Atención: hay que quedarse después del final de los créditos, porque algo importante sucede.¿Es fantástico, es real? ¿Qué pasa al final?¿Le has preguntado a Chris? ¡Fue idea suya! No estoy segura si se supone que debo explicarlo, creo que la idea es que la gente tenga diferentes opiniones de lo que significa, en cuanto a su vida, en cuanto al futuro, si es una broma, si es tonto, si es real...Alguien dice algo como "No perseguimos la oscuridad, es la oscuridad la que siempre nos encuentra". ¿Hay salida para Scully y Mulder? ¿Podrán ser personas felices algún día?No serían tan interesantes si fueran personas felices. No lo sé, veremos

miércoles, 13 de agosto de 2008

Las estrellas de Los Expedientes Secretos X (The X-Files) esperan que los fanáticos aún crean


Los protagonistas, David Duchovny y Gillian Anderson, hablan sobre sus personajes y el nuevo film Quiero creer, que se estrena el jueves en la Argentina

Culver City, California - David Duchovny y Gillian Anderson se ven un tanto escépticos.

Mientras interpretaban a los agentes Mulder y Scully, en Los Expedientes Secretos X , los actores pasaron años investigando conspiraciones y misterios en la ficción. Pero ahora ingresaron a uno de los lugares más extraños de la tierra.

Se trata del Museo de Tecnología Jurásica, un edificio sombrío en un distrito comercial común y corriente, donde lo peculiar, lo poco probable y lo dudoso se exhibe con sinceridad y reverencia.

Su más reciente película de Los Expedientes Secretos X, Quiero Creer (I Want to Believe), se estrena por estos días y el ambiente raro del museo establece el tono apropiado. Si bien Los Expedientes Secretos X, en sus nueve temporadas en la televisión y como película en 1998, en su mayoría trataban con alienígenas, monstruos y conspiraciones, el Museo de Tecnología Jurásica destaca la superstición, la pseudociencia y, en algunos casos, la locura.

Ambos caminan sobre la delgada línea entre la duda y la imaginación, donde se puede encontrar un escape de la realidad del mundo actual.
Duchovny se para delante de una vitrina donde se exhiben cinco pequeños platos espolvoreados en plateado sobre una bandeja giratoria. Una placa los identifica como 1.) Posesión, 2.) Falsa ilusión, 3.) Paranoia, 4.) Esquizofrenia y 5.) Razón.

"Esta es la manifestación real de esas cosas", dice Duchovny con graciosa naturalidad.

Un poco de duda y de paranoia podría estar a la orden del día para los que realizaron la película, en este momento, mientras su estreno sigue al de El Caballero de la Noche (The Dark Knight), película que obtuvo el récord de estrenos y que posee un impresionante ímpetu.
Incluso antes de que la película de Batman demostrara su poder, uno de los mayores misterios que rodeaban a la película de Los Expedientes Secretos X era si Mulder y Scully aún tenían lo que se necesita para atraer a una audiencia seis años después de que la serie saliera del aire.
Cuando el primer film de Los Expedientes Secretos X se estrenó en los cines, en junio de 1998, la serie de televisión estaba en su apogeo y la película recaudó 189 millones de dólares en la taquilla mundial.
Pero cuando la serie terminó en el año 2002, la laberíntica trama centrada en una invasión extraterrestre, el origen de la popularidad del programa, se había convertido en un confuso embrollo, y Duchovny se había alejado de la serie para aparecer en sólo un puñado de episodios en las últimas temporadas.
Quiero creer, título tomado de la frase que aparece en un póster sobre OVNIs en la oficina de Mulder, en realidad no tiene nada que ver con visitantes extraterrestres. Es una historia completa en sí misma, en la que Mulder y Scully trabajan una vez más con el FBI para ayudar a localizar un grupo de mujeres secuestradas. Incluye extraños experimentos médicos, un deshonrado sacerdote con poderes parapsicológicos (interpretado por el actor escocés Billy Connolly) y un guiño para los más fanáticos, una exploración de la atracción romántica entre Mulder y Scully. Manteniéndolo simple
El creador de la serie y director de la película, Chris Carter, expresó su interés en que las futuras películas de Los Expedientes Secretos X vuelvan a la antigua mitología. Pero incluso sus estrellas reconocen la necesidad de un reinicio con esta película (para reenergizar a los viejos fanáticos y, con algo de suerte, para crear nuevos fanáticos).
"Lo que nos corresponde a todos es tratar esto, nosotros mismos, como una situación única y no tener demasiadas expectativas", dice Anderson. "Si tenemos suerte, y nos va muy, muy bien, entonces eso podría llevar a futuras conversaciones" sobre más films.
Como dice Duchovny: "Cuando promocionamos la primera película, nuestro objetivo era tratar de comunicar a la gente que no era necesario saber todo sobre Los Expedientes Secretos X para verla. Y eso fue (una estupidez), en realidad", dice, haciendo estallar la risa de Anderson. "Pero en este caso, realmente no lo es".
Los actores están sentados en un pequeño teatro, ubicado en el segundo piso del museo, al lado de una galería repleta de cuadros de los perros del programa espacial de la Unión Soviética de los años ?50 (es una coincidencia, ya que científicos rusos y perros desempeñan papeles secundarios en la nueva película).
Como lo demuestra la desconcertante exposición a su alrededor, a la gente le gusta la perplejidad.
En televisión, Los Expedientes Secretos X fue el antepasado de las complejas tramas enigmáticas de programas como Lost y Héroes .
Pero lo que comienza siendo emocionante puede fácilmente tornarse frustrante, como finalmente se dieron cuenta Duchovny y Anderson.
Ni siquiera ellos podían comprenderlo todo (y todavía no pueden hacerlo). Al conversar acerca de qué partes de la nueva película no deberían ser reveladas, mencionan las sorpresivas apariciones de caras familiares.
Mientras Duchovny pregunta si incluso ese dato no debería ser revelado, Anderson responde que los fanáticos no sabrían a quienes indicar.
"Podría ser cualquiera", dice, "¿Quién sabe si es (el villano) Krycek o alguien más?"
"Porque él está muerto", señala Duchovny.
"¿Ah, sí?", responde ella, y ambos se ríen. "Yo nunca lo supe incluso cuando lo rodábamos, por lo que no soy diferente ahora".
Por Anthony Breznican (c) 2008, USA TODAY International. Dist., por Tribune Media Services International
Traducción de Angela Atadía de Borghetti.

viernes, 8 de agosto de 2008

Gillian Anderson y la reapertura de Los Expedientes X

Gillian Anderson y la reapertura de Los Expedientes X
7 de Agosto de 2008 por Jon Perks


Gillian Anderson visita nuevamente su papel como la mitad del dúo del FBI Mulder y Scully en Los Expedientes: I Want to Believe.


Mientras el mundo de los amantes de los comics en todo el mundo siguen regodeándose en la majestad de Batman: El caballero de la noche, otro culto favorito regresa este mes, en la forma de Los Expedientes X y su propio dúo dinámico, Mulder y Scully.



Seis años alejados del mundo de invasiones extraterrestres y lo paranormal, los agentes del FBI favoritos de todos vuelven al ruedo para su segunda salida a la pantalla grande, Los Expedientes X: I Want to Believe.



Diez años después de su primera película cinematográfica, Fight the Future, su creador Chris Carter ha reunido a la pareja de oro de Los Expedientes X, David Duchovny y Gillian Anderson, liderando un elenco que también incluye a Amanda Peet, Billy Connolly y el rapero/actor Xzibit.
Para Anderson, quien trabajó con Robert Patrick en las dos últimas temporadas de la serie de TV después de la partida de Duchovny, renovar la dupla Mulder-Scully no fue una decisión difícil de tomar.



“Tomé la decisión de participar mucho tiempo antes de que el guión fuera escrito. No sé que hubiera hecho si el guión hubiera sido malo, pero afortunadamente no tuve que enfrentar eso,” dice la actriz que cumple 40 años esta semana y que lleva seis meses de embarazo de su tercer hijo.



“Tuvimos una discusión más temprano, que aún antes de concretarse, todos estaríamos presentes para otra película.”



Ella dice: “Ya sabés, no era tan presumida al respecto pero estaba confiada de que sería realmente fácil desde el primer día, y no tenía ningún temor. Habitualmente estoy aterrorizada antes de empezar algo. Y por el primer par de días fue terrible. Fue horrible. Pasé tanto tiempo tratando de no hacer nada que si quiera recordara remotamente a Scully mientras trabajaba, entonces cuando estaba invitándola a regresar mi cerebro decía `No, no, no se supone que esto esté pasando.´ Y encima resultó que empezamos con la peor escena posible.



“Fue probablemente uno de los días más difíciles. Fue una escena de confrontación, no había sido una `Scully normal´ antes y tuve que ser una `Scully enojada´.



Desde que se emitió la última temporada de Los Expedientes X en 2002, Anderson, al igual que su co estrella, ha estado lejos de estar inactiva – roles en la adaptación para la BBC de Bleak House y películas como El último rey de Escocia y A Cock and Bull Story entre sus trabajos más recientes. Ella también será vista pronto junto a Simon Pegg en `To Lose Friends and Alienated People´, una película basada en las hilarantes memorias del escritor de Vanity Fair, Toby Young.


Ella insiste, de todos modos, en que a pesardel deseo de vivir en Inglaterra y dejar Los Expedientes X atrás, ella nunca cerró esa puerta.



“Creo que siempre dejé bien claro no importa lo que se haya rumoreado en distintos momentos en la prensa, que cuando nos juntáramos para hacer una película, yo estaría feliz, deseosa y con suerte disponible para participar, y entonces solo asumí que sería una cuestión de tiempo.



“Hubo un algunos momentos en los que parecía que no se iba a hacer pero siempre estuve a bordo”


“Fue una experiencia formidable para todos nosotros”, dice.


“Aun en los tiempos en los que expresaba abiertamente los desafíos que me planteaba la serie, seguía siendo algo que no cambiaría por nada del mundo. Siempre supe que esto era algo único, valioso y precioso y algo que no ocurre muy frecuentemente fuimos todos increíblemente afortunados. Volver a trabajar juntos fue excitante. “



Aunque ella no se interesa en si los fanáticos van a ver algún desarrollo en la relación de Mulder y Scully (`lo harán, no lo harán´), Anderson se apura a reconocer la química que disfruta en la pantalla sin ningún esfuerzo con Duchovny:



“La química entre David y yo es algo que está allí naturalmente”, Gillian explica. “Ha estado allí a pesar de nosotros, no importa de qué humor estamos o lo que esté pasando en nuestras vidas personales”.



“Es maravilloso, fue grandioso aún entonces – es como una relación de hermanos. Es simplemente una relación natural y ahora que hemos madurado creo que ambos apreciamos más la el periodo de esa relación y la experiencia única que tuvimos juntos – y que tenemos la oportunidad de continuar y mejorar. Siempre nos hemos querido y siempre tendremos batallas ocasionales.



Gillian agrega: “Ha habido muchas películas de suspenso a través de la historia, pero lo que hace a esta película única es la clase particular de relación, la intensa relación entre los dos personajes. “



“Es casi un matrimonio en algún sentido. Aún cuando no estamos trabajando lado a lado durante todo el film, está esa intensidad entre los dos personajes y la historia de suspenso al mismo tiempo.”



Fue llevada originalmente para supervisar a su colega agente del FBI Mulder y sus Expedienes X –Casos extraños e inexplicables que el habitualmente atribuiría a lo paranormal mientras ella lo alentaría a explicarlos científicamente – Scully se ha, dice la actriz, ablandado con el tiempo:



“Creo que está más relajada. Creo que ha hecho algunas elecciones en su vida que le han permitido lo que más le gusta hacer, y que la ha ablandado un poco. No ha perdido su determinación y su pasión por las cosas de ningún modo pero se ha ablandado de algún modo.



“Creo que fue importante no haberla cambiado demasiado. Creo que es importante mostrar a alguien reconocible para la audiencia que está acostumbrada a ella. Obviamente ha habido una madurez que tomo lugar naturalmente. “



“Ella se ha desarrollado y todos hemos crecido juntos. Creo que su resistencia y su fortaleza, su inteligencia y determinación fue atrayente para muchas mujeres jóvenes. Y aparentemente aparentemente hay un nuevo grupo de personas que están descubriendo la serie por primera vez a partir de las repeticiones, lo que es asombroso”

Exclusivo: Carter y Spotnitz defienden Los Expedientes X 2

http://movies.ign.com/articles/895/895696p1.html

Exclusivo: Carter y Spotnitz defienden Los Expedientes X 2
“Le dimos a los Fans lo que querían”
Por Orlando Parfitt (IGN.com)

UK, 1º de Agosto de 2008 – Seis años después de que terminara la serie, los cruzados (ahora EX) agentes del FBI Mulder y Scully están de vuelta encargándose de un nuevo caso en Los Expedientes X: Quiero Creer. IGN se sentó a hablar con el creador de la serie y director de la película Chris Carter y el escritor/productor Frank Spotnitz para preguntarles qué pensaban los fans de la película y por que Creyeron en la dirección que tomaron.


IGN: La película obtuvo una reacción mixta de la crítica, pero ¿qué dicen los fans sobre ella?
Frank Spotnitz: Debo decir, honestamente, que le dimos a los fans lo que querían. Lo que es algo realmente agradable. Los comentarios de los fans han sido maravillosos y nosotros solo adivinamos (quiero decir fue un disparo en la oscuridad) aunque fue un disparo que vino de mucho experiencia y confiamos en nuestro instinto y creo que hicimos algo que valió los seis años de espera.

Chris Carter: Aunque enfocándose en su relación, el truco era no nos basamos en lo que hicieron en el pasado, sino en hacer algo nuevo en su relación. Fue realmente la única cosa honesta que podíamos hacer si observas la trayectoria de cuánto hace que se conocen, tendría que haber cambiado en los últimos seis años. Eso fue lo bueno de los fans, sea lo que fuera que la gente esperaba que fuera esta película, parece que hubo poco debate acerca de lo que decidimos para Mulder y Scully.

Chris Carter y Frank Spotnitz
IGN: ¿Alguna vez se sentaron y pensaron: “Tenemos que incluir esto o aquello para mantener contentos a los Fans”?

CC: Si metés todo para mantener a cada fan contento entonces tendrías un guiso muy complicado. No, no podés hacer eso, tenes que ser realmente honesto con esos personajes pero también tenés que tener en cuenta cuales son las expectativas de los fans. Mulder han tenido esta relación profesional y personal que lleva ya 16 años evolucionando y entonces nosotros teníamos que imaginarnos 6 años y dónde estarían ellos, cuál sería su actitud hacia el otro, cómo habrían evolucionado sus vidas personales y profesionales…

IGN: ¿Esta película representa el final del arco mitológico de la serie?
CC: Si mirás las críticas de la película tenés gente diciendo: “Ey! ¿Dónde están los extraterrestres? Sabés que los Expedientes X son eso: extraterrestres.” Pero la gente que conoce la serie dice que lo que hicimos es realmente el centro de la serie, historias de miedo. Quiero decir, nos encanta la línea argumental de los extraterrestres también pero sentimos que para regresar esta vez, una historia como esa no es solo correspondiente con la serie pero nos permite enfocarnos más en Mulder y Scully. No tenés que lidiar con todas las complicaciones de la línea argumental de los extraterrestres.

IGN: Intentaron tener discusiones de fe y creencia, ¿Inyectar cosas sesudas e inteligencia se está convirtiendo en un parte de las películas de verano?
CC: Bueno, ¡para empezar no somos una película taquillera de gran presupuesto! Quiero decir, para ser justos no podríamos haber elegido una peor semana para estrenar en los Estados Unidos, en la sobra de El Caballero de la Noche y eso… quiero decir esta es una película con un presupuesto modesto. No es una película taquillera, no tiene mucho del gran CG en las grandes secuencias de acción. Es una historia emocional que es de mucho miedo al mismo tiempo. Nuestra intención fue asustarlos, llevarlos en una aventura con estos personajes que ustedes han conocido y esperamos que amado por muchos años y terminar en un nuevo lugar…
FS: Los Expedientes X siempre tuvieron las cosas de terror y perturbadoras. Las cosas que le gustan a mi hija de 14 años, pero también tuvo siempre algo que decir. Siempre fue inteligente, no puede evitar serlo, Mulder y Scully son tan inteligentes y tienen una mirada intelectual sobre las cosas y especialmente siempre tiene esta cosa intelectual. Eso es lo que he amado de Los Expedientes X, siempre tuvo mucho que decir.