jueves, 3 de julio de 2008

El ‘Expediente X’ en el que nos gustaría creer



El ‘Expediente X’ en el que nos gustaría creer.Por Bruno Roldán
A David Duchovny no le dieron ni dos horas para leer el guión. “¡Que va! Ni hora y media mientras ‘ellos’ me esperaban en la piscina de mi casa.”, recuerda el actor de su nuevo encuentro con el agente Fox Mulder después de seis años desde que concluyó la serie ‘Expediente X’. “Sentí una presión tremenda. ‘Ellos’ me dieron muy poco tiempo para leerlo en el ordenador y muchas dudas.”, revive Gillian Anderson, alias Dana Scully, con el mismo tono de misterio que envolvió a una serie que desde su debut en 1992 fue una adelantada a su tiempo y a los ‘Perdidos’, a los ‘Héroes’ y a todos esos otros episodios de la pequeña pantalla en los que una linterna es la mejor arma. En esta ocasión ‘ellos’ son Chris Carter, creador de la serie, y Frank Spotnitz, a su lado desde la segunda temporada, hora director el primero y coguionista y coproductor, el segundo, del segundo largometraje inspirado en esta saga, ‘Expediente X: Creer Es La Clave’ (‘X-Files: I Want To Believe).
Un título muy apropiado no sólo como una de las frases más populares de la serie, colgada en las parees de la oficina que compartían Mulder y Scully como agentes del F.B.I. encargados de fenómenos paranormales, sino como un recordatorio del sentimiento de todos ante este estreno. Los estudios ‘Fox’ quieren creer que el público seguirá interesado en una saga que muchos ni llegaron a ver, mientras que la audiencia quiere creer que se enterará de qué va el filme lo antes posible. Incógnitas duras de aclarar pero ‘SciFi World’ acepta el reto. Para ello lo mejor es escabullirse por el rodaje de esta cinta, con tan solo 30 millones de presupuesto, situado a una hora al norte de Vancouver donde Carter y su equipo se han escondido de las miradas inoportunas en un terreno familiar en el que rodaron la mitad de esos 202 episodios que les dieron la fama. “Amamos esta ciudad, su gente, su ética a la hora de trabajar. Ellos fueron los que le confirieron ese aire tan propio a la serie, así que volver aquí era de cajón.”, comenta Spotnitz. “Tenemos amigos y nuestro mejor trabajo salió de aquí. Así que no hemos venido porque fuera más barato.”, responde a un ataque que tal y como está el dólar estadounidense nadie le había hecho. Quizás está a la defensiva porque tiene infiltrados. “Es gracioso que Frank y Chris digan eso porque apenas estuvieron aquí.”, comparte Duchovny con una risotada. El rodaje de ‘Expediente X’ es, en definitiva, una reunión familiar después de todos esos años juntos y de los 62 premios Emma a los que aspiró la serie durante sus 9 temporadas. Pero eso no quiere decir que sea una familia bien avenida. Duchovny lo dejó por imposible en 2001 tras una disputa legal con ‘Fox’ y tan sólo reapareció para cerrar la última temporada después de que la serie hubiera caído en picado de los casi 20 millones de espectadores de sus mejores épocas a poco más de nueve millones de telespectadores al final. “No recuerdo mucho ese periodo.”, Anderson se hace la olvidadiza. “Lo que si sé es que me sentía con un pie en la puerta. “, añade con risa algo nerviosa. No fue la última pelea legal porque en 2005 Carter interpuso una demanda contra ‘Fox’ reclamando una mayor participación en los beneficios obtenidos con la sindicación de una serie que todavía hoy se sigue emitiendo. Eso lo retrasó todo más porque los estudios ‘Fox’ dejaron claro desde 2001 que deseaban otra película a la conclusión de la serie. La primera, ‘Expediente X: La Película’ (‘The X-Files: Fight The Future’) no hizo saltar la banca pero consiguió 82 millones de dólares con un film que era poco más que un truco publicitario para enlazar dos temporadas televisivas. “Ya sé que cuando hicimos promoción decíamos que la podía ver cualquiera que no conociera la serie pero no era del todo verdad. Ahora también lo decimos pero esta vez creo que es cierto.”, vuelve a confesar sarcástico y con una brutal honestidad el escarmentado Duchovny.
Lo cierto es que los planes para el segundo largometraje de ‘Expediente X’ se han retrasado mucho con respecto a lo previsto pero el equipo ha preferido utilizar el tiempo a su favor. “Estaba claro que lo haríamos pero cuando nos viniera mejor.”, afirma Anderson. “Ahora es una liberación porque sé que estoy orgulloso de haber participado en la serie y ya no tempo por el futuro.”, dice Duchovny envalentonado y al igual que Anderson sin preocuparse más por la losa de ser para siempre los agentes Mulder y Scully. “Los hay que nunca me verán como otra cosa pro yo sé que existe una evolución personal y artística.”, concede Anderson, volcada en el campo del teatro, residente en Londres y con films como ‘El Último Rey De Escocia’ en su carrera mientras que Duchovny acaba de recibir (en este mismo rodaje) el Globo de Oro que nunca le pudo ser entregado durante la cancelada ceremonia de estos premios gracias a su trabajo en la serie ‘Californication’, en la que interpreta a un escritos frustrado con una sexualidad mucho más a flor de piel que la de su alter-ego en ‘Expediente X’.
Pero… ¿de qué va ‘Creer Es La Clave’? ¿Qué tiene que creerse el público? Los hangares que fueron en su día una pista de patinaje ahora albergan un coche aplastado y la fachada de una casa rural, vulgar pero con aire misterioso. Allí es dónde se ha escondido Mulder desde que el último episodio dejó a los dos agentes huyendo del F.B.I.. Una casa nueva pero el mismo ambiente, el mismo cartel de ‘Creer Es La Clave’ sigue colgado de las paredes de su despacho unto con los miles de recortes de platillos volantes y demás fenómenos paranormales. Otra pecera, otros peces, más pipas de las que tanto le gustan a Mulder, y la fotografía de su hermana sobre su despacho. Sobre su cabeza, muchos lapiceros colgando del techo de tanto mirar a las musarañas. “Aunque el tiempo ha pasado queremos dar claves visuales que recuerden que estamos en la misma serie. “, admite Spotnitz amparándose del frío en las instalaciones abandonadas del hospital psiquiátrico River View donde hoy están rodando. Es el mismo lugar en el que rodaron ‘Viernes 13’ o ‘Halloween’ y que ahora es el hospital católico donde Mulder y Scully se encuentran por los pasillos tras 60 días de rodaje. La trama tiene lugar en el invierno de 2008 y Spotnitz sólo dice que es “Terrorífica.”. Mulder y Scully han seguido adelante con sus vidas y se ven envueltos de nuevo juntos en una investigación “Terrorífica, muy tenebrosa, realmente de las que dan miedo.”. “Como siempre, la idea surgió de una imagen, de un titular.”, reconoce Carter convencido de que el potencial de historias que existe en el universo de ‘Expediente X’ es “Inagotable.”. Eso sí, esta trama no es una de las que pertenecen a la ‘mitología’ de ‘Expediente X’, algo que hubiera dejado fuera a muchos espectadores o que según Carter y Spotnitz les hubiera costado mucho tiempo de película en explicaciones. Muy al contrario es una historia “Del monstruo de la semana.”, como bromea Spotnitz, y que tiene que ver con “La fé.” – señala Carter – donde nos encontraremos a Scully trabajando en un hospital como médico (desvela Spotnitz) mientras que Mulder atraviesa “A modo de crisis, crisis en su carrera.”, agrega Duchovny. “Debería ser un film de suspense en la línea de ‘El Silencio De Los Corderos’, continúa antes de añadir con otra carcajada que la información que acaba de facilitar le puede costar la vida.
Para seguir leyendo cliquear aqui

No hay comentarios: